Ser plus no te limita, así que deja de poner excusas y toma acción

Ser plus size para muchas suele ser algo “negativo”; y muchas veces esto se debe a que la gente estigmatiza a las chicas con curvas pronunciadas o que no son de talla cero. De allí que muchas veces las personas digan una de las frases que menos me gusta escuchar; el típico “no puedo”.

Pues bueno, hoy quiero tomarme este tiempo para decirte todo lo contrario, tu sí puedes. Tu talla no te limita, los verdaderos límites te los estás poniendo tú en tu cabeza; todo por “cuidarte” del qué dirán de ti. Pero te digo algo, esas personas que verdaderamente se preocupan por ti; de seguro que te apoyarían si te atrevieras. Y más allá de eso, la única opinión que debería importar realmente es la tuya; ¿eres feliz de la forma en que estás haciendo las cosas? Si no es así, entonces déjame ayudarte un poco contándote una pequeña anécdota mía.

No consigo ropa de mi talla por ser Plus

Esta es sin duda la cruzada que toda chica plus size debe afrontar. En las tiendas suele haber tanta ropa linda exhibida en las vitrinas; y sin embargo no es habitual ver un maniquí con curvas o talla superior a 2 llevando las muestras.

Al principio, este hecho solía detenerme de vestir justo lo que quería, pero luego de un tiempo comencé a preguntarme ¿acaso tengo que conformarme con “menos” a causa de mi talla?

Aunque es cierto que la obesidad es un problema que debe atenderse. Existimos mujeres voluptuosas, con curvas, que no somos talla cero; pero que sin embargo somos hermosas. Entonces  ¿por qué conformarnos con menos o simplemente rendirnos si ser plus no es ningún pecado?

Algunos me dijeron que debía aprender a elegir mis batallas, que no todas se ganaban. Fue entonces cuando tomé la decisión de crear mi línea de ropa para chicas plus size.

Yo quería vestir exactamente esa blusa y en la tienda no había de mi talla; casualmente todas las tallas eran “0” y “1” ¿justo? Por supuesto que no, pero no podía permitir que eso me limitara.

Una simple decisión, una simple acción; me llevo de ser una chica plus size que podía conformarse con no vestir lo que quería porque no había de su talla; a ser la dueña de una marca de ropa enfocada en las mujeres con curvas, en la mujer real del día a día, no en las mentiras que nos venden las revistas de moda.

Cada día, son más las modelos y mujeres en general (además de hombres) que demandan autenticidad. Por ello, en lugar de intentar encajar en un molde que no está bien o de rendirte porque no encajas en ese molde; comienza a hacer justo lo que quieres, comienza a ser quien eres. Ser plus, no debe limitarte.

Te garantizo dos cosas: al principio no será fácil. Pero lo segundo que te garantizo es, que vale la pena. Vale mil veces la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *