Ese Momento en el que Dejé de Seguir y me Volví YO una Inspiración

Todos tenemos un punto de inflexión en nuestras vidas. Bueno o malo, a todos nos sucede algo (o alguien) que nos cambia la perspectiva por completo; en mi caso creo que no fue una simple cosa sino una avalancha de sucesos uno tras otro que se convirtieron en mi inspiración.

Por supuesto, cuando somos niños, muy pocos tienen el privilegio de convertirse en una luz de esperanza y guía para los demás; pero aun los que lo logran siguen siendo niños, así que continúan aprendiendo de alguien que está más allá.

En mi juventud tuve que soportar muchas adversidades, y como siempre he sido una persona muy empática; creo que a veces sufría más de la cuenta, pues las penas de mis seres queridos cercanos e incluso de los extraños, eran mías.

Luego como joven adulta seguí siendo yo, pero más enfocada en lograr mis metas, en superar ese, mi modelo a seguir.

Y es que todos tenemos una inspiración, pero ¿qué pasa cuando eres la de alguien?

De Seguidora a Líder

 El poder de alcance que puede tener una persona gracias al internet, la radio, la televisión y los medios de comunicación en general es siempre subestimado.

Una persona con una foto, un baile, una canción, un discurso o incluso un vestido; puede tocar y causar “algo” en el corazón de todas las personas en el mundo. Yo, al igual que la mayoría de las personas, no estaba consciente de ello.

La mayoría de mis modelos a seguir son personas que ya no están con nosotros, sin embargo; ya bien sabes que las ideas no mueren, son como una batuta o una antorcha que se pasa a la siguiente generación.

Es por ello que día a día me levanto y lucho con esta sociedad y su visión absurda de unificarnos a todos bajo un mismo estándar. Una sociedad que no respeta nuestras diferencias, nuestros talentos y la singularidad de cada uno.

Estudiando la moda comprendí algo sobre los concursos de belleza.

Porque toda niña quiere ser una reina.

Y me costó comprender que, a pesar de lo malo de la industria; detrás de ella hay chicas que también luchan con el mismo sistema, pero desde dentro.

¿Qué es realmente una reina de concurso de belleza?

Así mismo, como ahora te lo digo, así mismo me lo planteé

¿Qué significa realmente ser una reina de belleza?

Todos sabeos las respuestas que dan las Misses en la ronda de preguntas. E incluso en sus cuentas de las redes sociales a veces publican unas cosas…

Como mujer madura se reconocer una estupidez; pero luego veo el poder que tienen esas palabras sobre las mentes maleables y me sorprendo.

El internet es lo único que democratiza el alcance que tiene nuestra voz en la sociedad. Por más monitoreados que podamos estar, siempre se cola algo.

Y entonces lo noté, aquellas Misses que van a los hospitales, que hacen obras benéficas, que son extremadamente inteligentes; políglotas, arquitectas, políticas; todas ellas son una inspiración para alguien más.

De una u otra forma no sólo usan su imagen física y el impulso publicitario para llegar a las personas; desde antes ellas querían llegar al corazón de las personas rompiendo las barreras que nos separan,

querían llegar a los corazones del mundo a través de sus propios medios.

Fue entonces cuando comprendí que la belleza, o la belleza como industria y la publicidad, no son sólo vanidad.

Sí es cierto, muchos aprovechan principalmente estos concursos para hacer grandes cantidades de dinero, no obstante; hay un pequeño grupo de personas que quieren demostrarle al mundo que la belleza se lleva por dentro.

Que tu exterior en combinación con lo que llevas por dentro es lo que te define; que somos perfectos de la forma en que somos, lo único que necesitamos es aprender a amarnos.

 

Fue así, cuando aprendí a amarme y quise compartir toda esa belleza con el resto de las personas; una belleza con curvas, así nació Bella Con Curvas. Un proyecto simple, una empresa, un esfuerzo de una sola persona. En mi mente un sueño, que poco a poco quería darle forma hasta poder decir que lo había vuelto realidad.

Fue entonces cuando sucedió…

¿Sabes? Estás ensimismada en una tarea, sin ver para los lados salvo cuando vas a cruzar la calle, te faltan horas de sueño y se te olvidó peinarte bien ese día.

Y entonces escuchas

“Disculpa ¿Tu eres Indhira verdad? La muchacha que vende ropa talla plus, yo te sigo en Instagram”

¿Qué le dices a una persona que te dice que te sigue en IG?

¿Acaso debía gritar “¡Auxilio, una acosadora”!?

Mi trabajo, mi visión, ese sueño por el que estaba (y aún estoy) luchando; un sueño que a veces parece escurrirse entre mis dedos cada vez que creo que lo conseguí porque parece que la meta cada vez se aleja un poco más.

De pronto una persona sabe qué es BCC y le gustó lo que escribí, y le gustó lo que subí; y decidió seguir mi consejo.

Esa persona me vio como una inspiración.

Hace muchos años até mi sueño con una cuerda y me dije: “voy a llegar hasta donde ellas llegaron y más lejos”.

Comencé a tirar de esa cuerda con todas mis fuerzas, días y noches, he trabajado hasta 100 horas en una semana y; cuando me han flaqueado las piernas, levanto la mirada y la vuelvo a fijar en esos: mis modelos a seguir.

Tanto tiempo concentrada en lo que tenía al frente…

¡Y de pronto una persona toca mi hombro y la veo jalando una cuerda que está amarrada a una caja como la mía!

Para adelante siempre, sin mirar atrás, sin dar un paso atrás ni siquiera para tomar impulso… hasta ese día; ese día que alguien me hizo virarme y me dijo “¡Oye te estoy siguiendo!”

Fue así como comprendí que ya no sólo era alguien que seguía los pasos de una figura mayor, ahora alguien más estaba siguiendo mis pasos.

¿Sabes qué hice entonces?

Lo mismo que hago ahora: seguir trabajando.

Quiero hacer algo que signifique en verdad un cambio positivo para las personas, a través de mi creatividad, de mi esfuerzo; fue entonces que me di cuenta que el sueño que tanto buscaba no era sólo una meta a lograr.

BCC es más que mi sueño, es mi estilo de vida. Y para algunas personas soy un faro que los guía con mi ejemplo.

A todos ustedes ¡gracias!, seguiré trabajando duro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *