Día de Acción de Gracias y los beneficios de ser agradecida

El Día de Acción de Gracias o Thanksgiving, es una celebración muy especial; no solo porque tenemos la oportunidad de compartir con la familia; sino también, porque es el momento perfecto para dar gracias por todas las cosas que hemos logrado realizar a lo largo del año.

En este día tan especial, solemos expresar nuestro agradecimiento a las personas que estuvieron con nosotros en cada momento; así como también, es la oportunidad de aprender y valorar desde las cosas más pequeñas hasta lo más extraordinario de la vida.

La verdadera esencia del Día de Acción de Gracias

Muchas personas pasan por alto este elemento tan importante del Thanksgiving; pero, expresar todo el agradecimiento que tenemos conlleva una gran ventaja. Seguro en algún punto habrás escuchado sobre la Ley universal de por qué dar gracias: se trata de entender el verdadero valor de la gratitud y cómo esta fuerza nos permite reconocer a todas aquellas personas que nos ayudaron en algún momento de nuestras vidas.

Ser agradecidas nos permite tener una vida plena y feliz.

No necesariamente se tiene que devolver el favor con uno parecido; sino, demostrar a través de un acto de generosidad todo el afecto que guardamos por esa persona. Porque algo que nos enseña esta Ley Universal es que, si no somos agradecidos, no somos dignos de recibir más favores y gracias.

¿Cómo demostramos el agradecimiento?

El agradecimiento se puede demostrar con el aprecio, compromiso y la confianza; y sobretodo, estar a la disposición de ayudar de la misma forma que nos ayudaron a nosotros.

El Día de Acción de Gracias es el momento perfecto para hacerlo; además, también es el día en el cual debemos proponernos a empezar con un listado de gratitud diaria.

Muchas personas lo hacen antes o después de este día; y este listado de gratitud diaria se trata de agradecer durante 30 días a todas aquellas personas que nos han ayudado a lo largo de nuestro camino; así como también, a Dios y a la vida.

Es muy sencillo, y no te quitará muchos minutos. Cada día, ya sea en la mañana o en la noche, escribe unas pequeñas palabras para aquella persona por la cual te sientas agradecida; la intención es que puedas expresar todo lo que sientes. Al final de los 30 días no solo te sentirás en paz sino también habrás logrado demostrar lo agradecida que estás.

“El ser agradecido te puede cambiar desde un día hasta una vida completa. Solo necesitas decir las palabras.”— Margaret Cousins

No te olvides de compartir por las redes sociales a través del Hashtag las razones de porqué te sientes agradecida. Y ten presente, que la gratitud siempre tiene cabida en nuestra vida, y depende de nosotros ponerla en práctica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *