Cómo resaltar en la primera impresión

La primera impresión es algo fundamental. Ya sea que se trate de una entrevista de trabajo o en una cita; cuando conocemos a alguien, el impacto que causamos en esa persona con nuestra imagen personal; puede definir el curso de la conversación, o ponerle fin incluso antes de que comience.

A diario, yo causo muchas primeras impresiones; ya sea por el programa o por algún evento. De allí que he aprendido a comprender a las personas y como son ciertos aspectos los que se quedan grabados; después de todo, ellos también dejan una primera impresión en mí.

El punto es que podemos establecer las bases de una relación futura fructífera para nosotros. Ya sea a nivel personal o profesional. Por eso, hoy quiero hablarte de qué debes hacer para causar una buena primera impresión; quédate conmigo y aprende cuáles son las teclas que debes pulsar.

“Cuando te conocí por primera vez pensé que eras…”

¿Alguna vez te han dicho una frase similar a esa? Pues si te ha pasado, entonces es porque tienes un serio problema a la hora de transmitir una imagen personal sólida; la primera impresión que causas no es coherente con tu verdadera personalidad.

En este sentido, no me refiero a que debes ser un libro abierto o una mente transparente que no filtra sus pensamiento u opiniones. Lo que quiero decir precisamente es que, en tu comportamiento, frente a una cara nueva; careces de coherencia en cuanto a lo que dices y lo que realmente eres.

primera-impresión
Sé vibrante, positiva, enérgica y serás imposible de olvidar.

El caso contrario a esa frase, es la expresión igualmente popular “tu reputación te precede” ¿y qué significa esto? Pues que las personas, debido a lo que otros dicen de ti; se encuentra con una viva imagen de dichas descripciones. Es decir, le colocan un rostro a todos esos valores de los que le habían hablado; lo cual causa una sensación de familiaridad y confianza.

“Vaya, me habían dicho que eras muy divertida; y es verdad, eres más divertida en persona.”

Esa frase, es allí en donde debes enfocar tu persona si quieres resaltar al momento de dar una primera impresión ¿Cómo lo haces? Aquí te lo explico.

1. Todo es cuestión de actitud y aptitud

En especial si eres una persona que pregona un estilo de vida o un ideal; para causar una buena impresión, la clave está en ser uno con lo que dices y lo que haces.

primera-impresión
“Vaya, me habían dicho que eras muy divertida; y es verdad, eres más divertida en persona.”

Si no eres capaz de ser un ejemplo de lo que declaras; entonces estarás dando una primera impresión terrible. Los adjetivos en los que pueden encasillarte son muchos. Recuerda que las personas tienden a recordar más fácilmente las cosas negativas que las positivas.

Por lo que, antes de que puedan contar hasta tres; las personas ya te habrán fichado de:

  • Hipócrita
  • Farsante
  • Falsa persona
  • Mentirosa
  • Y muchas cosas más

Como seres humanos empáticos y sociables; somo capaces de percibir fácilmente las incongruencias en las personalidades de la gente que conocemos.

Por esa razón, en primer lugar, como aspecto más importante para causar una buena impresión; están tanto la actitud como la aptitud. Si en verdad existe una armonía entre ambas, entonces ya estarás demostrando ser auténtica; lo cual es muy valorado hoy en día.

2. Deja de asumir que sabes lo que otros piensan

Incluso si estás por conocer a alguien “a quien le han hablado bien de ti” lo peor que puedes hacer es comportarte en función de las supuestas expectativas que tienen de ti las otras personas.

Forzar tu comportamiento es dejar de ser tú. Estarás cayendo en una actuación; pues estarás tratando de estar a la altura de una supuesta imagen idealizada que las otras personas “ya tienen de ti”.

primera-impresión-3
Si no eres capaz de ser un ejemplo de lo que declaras; entonces estarás dando una primera impresión terrible.

La verdadera meta que deberías plantearte siempre y en cada aspecto de tu vida; no solamente cuando vayas a conocer a alguien por primera vez, es ser la mejor versión de ti misma que puedas ser.

Si todos los días te esfuerzas al máximo por ser mejor que el día anterior; ten por seguro que la primera impresión que causarás en las personas será vibrante, positiva, enérgica e imposible de olvidar.

3. Sí existe una segunda oportunidad para causar una primera impresión

Todos tenemos malos momentos, incluso días malos. Lo importante es saber cómo manejar esas emociones negativas; no permitir que nos controlen, pero tampoco enmascararlas tras una sonrisa falsa.

Si no estás de ánimos, no intentes forzar un estado “alegre” entonces. Saber excusarse con sobriedad y educación; también puede ser una gran manera de causar una gran primera impresión.

Las personas que te hayan conocido en ese momento no tan bueno; recordarán tu forma “diplomática” de actuar de buena manera. De allí que, si vuelven a coincidir cuando estés de buen humor; de seguro causarás una segunda primera impresión excelente.

primera-impresión-4
Sí existe una segunda oportunidad

Por último, no olvides que estamos habituados a percibir la información del mundo externo a través de la vista.

Esa primera imagen de nosotros que se graba en la mente de las personas es: 55% imagen externa, 38% expresión no verbal y 7% expresión verbal.

Así que, se vale verse sencilla o mal humorada; pero nunca desarreglada. Verse bien es sentirse bien; y nunca sabes cuándo vas a conocer a alguien realmente importante y que te pueda cambiar la vida; así que nunca dejes de cuidar tu imagen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *