COMER SALUDABLE ESTANDO FUERA DE CASA

Muchas personas me dicen ¿Indhira y cómo haces si te invitan a comer a un lugar, dices que no? A ver, les voy a poner un ejemplo muy gráfico para que puedan entenderlo: Yo soy una mujer muy higiénica, me encanta sentirme limpia, perfumada, con la piel suavecita como un bebé. Sin embargo, sé que es malo para mi cuerpo aguantar las ganas de ir al baño, así que, si no puedo ir a mi casa o a la oficina porque estoy en la calle, si ya no me aguanto, entonces voy a un baño público.

No, no es lo que prefiero, pero ¿cuál era la otra alternativa? Lo mismo sucede con la comida. Si estoy en un lugar y se me pasa la hora de comer, me da hambre pero simplemente no tengo nada cerca más que comida que preferiría no comer, entonces como; al fin y al cabo ¿cuál es la otra alternativa?

 

Comer Saludable Fuera de Casa

Para evitar caer en esa situación siempre es conveniente contar con tus propias raciones de comida de reserva, si quieres cuidarte al 100% en un régimen de dieta estricto, entonces debes saber que eso es lo que tienes que hacer: debes cargar comida de reserva.

Sin embargo, si se te acabaron las reservas y obviamente todo lo que venden alrededor para comer lleva algo que es más dañino para tu cuerpo que cualquier cosa que hayas comido en los últimos seis meses ¿qué vas a hacer, pasar hambre?

Se puede comer sano en la calle, y no, no voy a hacerle publicidad a ninguna marca porque ninguna me está pagando para que les haga publicidad, y tampoco daría una falsa opinión a cambio de dinero, mi conciencia no tiene precio.

Así que no voy a decir nombres de marcas pero sí diré que puedes comer relativamente saludable aun estando en la calle. Si lo piensas bien, siempre has podido comer saludable, es sólo que decides no hacerlo.

Comiendo Carbohidratos Saludables

Hace poco salí apurada de casa y dejé prácticamente todo, lo único que me faltó olvidar fueron prácticamente los pantalones ¿no les ha pasado eso? Si en algún momento estás fuera de casa y ni siquiera tienes dinero suficiente aun así puedes comer sano.

Fui al supermercado con 5$ (ni siquiera eran cinco completos) y me dije que debía comprar algo sano pero que me saciara. Fue entonces cuando conseguí una ensalada de chayota.

Comiendo Proteínas Saludables

Contenta con mi ensalada me disponía a seguir para la caja para pagar y entonces vi que también tenían pollo horneado, ya preparado listo para llevar. Busqué una pechuga pero no la conseguí, así que me conformé con el muslo.

La pechuga de pollo tiene la menor cantidad de grasa mientras que la chayota es realmente muy saludable, gasté un poco más de 3$ y me alimenté sanamente durante mi almuerzo.

El punto es que, aunque hubiera tenido suficiente dinero para ir a un lugar lujoso (lo cual no hubiera hecho) de todas formas iba a conseguir comidas con más sodio del que me permito. Sin embargo, comer un poco más de sal de la habitual una o dos veces al mes no hace daño y no es motivo de amargura.

Nuestro cuerpo tarda 48 horas en convertir en grasa las carnes rojas, mayonesa y otras cosas poco saludables que a veces comemos. Es decir, tienes dos días enteros para hacer ejercicio y compensar tu falta hacia tu organismo, pero nunca, nunca te permitas pasar hambre.

Nuestro cuerpo, mientras se mantenga en constante actividad a nivel metabólico nos garantiza una buena quema de calorías y grasas, no comer nos hará perder peso, pero siempre de mala manera, mientras que, no comer saludable sólo alentará nuestro sistema.

Por eso, si tienes hambre a media tarde ¡ve y compra algo para merendar! Complementar nuestras tres comidas habituales con una merienda es más saludable de lo que crees.

Dieta Extrema

¨Uno de mis secretos para comer lo que quiera y aun así no engordar, es que yo como varias porciones al día, no sólo 3 sino hasta 6.¨

Eso sí, porciones pequeñas y saludables, durante la noche, por ejemplo, ya no como queso ni mucho menos carnes rojas, las evito la mayoría del tiempo; pero sí, como 5 o 6 veces al día, así mi metabolismo se mantiene activo pero no lo sobrecargo con comidas pesadas ni mucho menos grandes cantidades.

¿Quieres tener más energía, adelgazar comiendo sabroso y al mismo tiempo ahorrar? La respuesta es simple y sencilla: Come sano. Estés o no en la calle, vuelve el hábito de comer sano parte de tu rutina, porque lo cierto es que la salud, para conservarla, hay que cuidarla.

Mantener un peso ideal y comer sano no pueden ser cosas de temporada o de dietas, si quieres ser una mujer saludable, comer sano debe ser parte de tu estilo de vida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *