Cómo evitar el apego (no solo a una persona sino a trabajos, y cosas)

El apego a alguien es una característica que todos los seres humanos desarrollamos en algún momento de nuestra vida. Y no solo a alguien, también suele aparecer en nosotros cierta dependencia hacia algunas cosas; incluso hacia nuestros proyectos profesionales, ya sea un trabajo o empresa.

Lastimosamente, este sentimiento de dependencia es algo que debemos eliminar de nuestro sistema, después de todo; a la larga no nos hace bien. Y, aunque si bien es difícil de lograr; no es imposible. Yo aún estoy en fase de aprendizaje, por lo que quiero compartirte mis avances; así tal vez tú puedas comenzar a aplicarlos.

¿Por qué debes evitar el apego para vivir mejor?

De seguro te ha pasado que has conocido a personas que, tras una pérdida; simplemente parecen paralizarse en el tiempo. Esto es algo que va más allá de un estado de depresión; es más bien una resignación a la derrota. Es dejarse llevar a la deriva en el camino de la vida.

Es en ese momento, en el que dejas de vivir la vida; que la peor faceta del apego se muestra.

Es algo que he visto en personas que amaban demasiado el trabajo que tenían y que, de un día para otro por; se quedaron sin ese trabajo por causas de fuerza mayor.

También es algo que se repite constantemente en las mujeres y hombres que aman demasiado a su pareja. O, como le pasa a toda madre; con el apego a sus hijos. Y es este apego del cual siendo que no me podré curar nunca.

Sin embargo, en cuanto al tema de las parejas y del ámbito profesional; sí es cierto que lo he logrado, aunque no fue fácil.

¿Cómo lo hice?

Pues debes recordar que, para poder amar a alguien; primero debes amarte a ti misma. Tu vida, tu persona y todo lo que eres; nada de eso lo eres por estar junto a alguien.

De allí que nunca debes renunciar a tu identidad ni tu persona. No eres la esposa de… tampoco eres la pareja de… Tu identidad es tuya para ser vivida y reconocida.

Así mismo, está el aspecto profesional. Como emprendedora tuve que superar un ejercicio muy difícil: el fracaso.

¿Cómo funciona? Pues debes establecer un escenario imaginario en el que, a nivel profesional; haces todo correctamente, dando tu mejor esfuerzo y sin saltarte ningún paso; luego debes fracasar.

Esta clase de simulaciones mentales me ayudan a expandir mi perspectiva sobre cuál debería ser mi aproximación estratégica al momento que quiero promover uno de mis productos.

Obviamente, mientras más posibles escenarios de fracaso me imagino, más medidas de contingencia puedo desarrollar; sin embargo; es posible que a pesar de hacer todo bien y a pesar de todos mis backup plans, por alguna razón termine fracasando.

Es allí, donde gracias a imaginarme tantos escenarios; puedo saber exactamente cómo me iba a sentir si fracasaba y qué hacer frente a esa posibilidad de fracaso.

Bajo esta misma línea de reflexión, evitarás también desarrollar un apego a las cosas materiales; todo lo material se puede recuperar, así que tampoco deberías sentir que dependes de algo en específico para sentirte realizada.

Si pudiste lograrlo una vez, puedes lograrlo dos y tres veces; empezar desde cero es algo que, si se tiene la determinación, se puede lograr tantas veces como sea necesario.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *